Es una enfermedad que no tiene cura, pero en los últimos años se han desarrollado tratamientos muy efectivos que ha hecho que haya un futuro más alentador para los pacientes, al aumentar la esperanza y calidad de vida lo cual retarda el último tratamiento posible para el paciente que es el trasplante pulmonar. El papel de atención primaria es fundamental para el diagnóstico temprano, alguien tiene que pensar en HP si no se puede diagnosticar.

Actualmente no se dispone de tratamiento curativo para la HAP.  El objetivo del tratamiento es lograr un estado de riesgo bajo, lo cual normalmente se asocia con buena capacidad de ejercicio, buena calidad de vida, buena función del ventrículo*derecho y bajo riesgo de mortalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *