En nuestra opinión, los tratamientos para la hipertensión pulmonar podrían clasificarse de la siguiente manera:

Medicamentos.

  1. TERAPIA CONVENCIONAL

Los pacientes pueden ser tratados progresivamente con distintas terapias como:

  • Oxígeno – para remplazar los niveles bajos de oxígeno en tu sangre.
  • Anticoagulantes o “diluyentes sanguíneos” como la warfarina sódica (Coumadin®) – disminuye la tendencia de la sangre de coagularse, y así hace que fluya más libremente por los vasos sanguíneos. Nota: cuando se está tomando anticoagulantes, es importante que se vigilen las complicaciones de hemorragia espontánea y hacerse pruebas sanguíneas para verificar los niveles de anticoagulante en tu flujo sanguíneo.
  • Diuréticos o “píldoras de agua” [como la furosemida – Lasix®, spironolactona (Aldactone®)] – quitan el líquido sobrante de los tejidos y del flujo sanguíneo para reducir el edema y poder respirar más fácilmente
  • Potasio (como K-dur®) – reemplazan el potasio que se pierde debido al aumento de la micción cuando se toman los diuréticos.
  • Bloqueadores de canales de calcio o calcio antagonistas (como Norvasc, Procardia, Aldalat, etc.): vienen en forma de pastillas, son fáciles de administrar y son más económicos que los tratamientos alternativos. Desafortunadamente, pocos pacientes responden a este tratamiento.
  • Agentes inotrópicos (como digoxino): mejoran la capacidad de bombeo del corazón. 
  1. TERAPIAS ESPECIALIZADAS 

Según las más recientes actualizaciones de la , los pacientes con hipertensión pulmonar pueden ser tratados progresivamente con distintas terapias como:

  • Vasodilatadores [como la nifedipina (Procardia®) o diltiazem – (Cardizem®)], disminuyen la presión sanguínea pulmonar y puede mejorar la habilidad del lado derecho del corazón de bombear.
  • Bosentan (Tracleer®), ambrisentan (Letairis®), macitentan (Opsumit) – ayudan a bloquear la acción de sustancias conocidas como endotelina, que causa el estrechamiento de los vasos sanguíneos pulmonares. Estos medicamentos exigen pruebas mensuales para vigilar la función del hígado.
  • Epoprostenol (Veletri, Flolan®), treprostinil sódico (Remodulin®, Tyvaso®), iloprost sódico (Ventavis®) – dilatan (ensanchan) las arterias pulmonares y ayudan a prevenir la formación de coágulos sanguíneos.
  • Sildenafil (Revatio®), tadalafil (Adcirca®) – relajan las células del músculo liso pulmonares, lo que lleva a la dilatación de las arterias pulmonares.
  • Riociguat (Adempas®) estimulador de enzima de la Guanilato ciclasa soluble en los vasos sanguíneos de los pulmones
  1. TERAPIAS QUIRÚRGICAS

 Dependiendo del criterio de los médicos y eventualmente se pueden realizan algunos procedimientos quirúrgicos:

  • Tromboendarectomia Pulmonar,
  • Trasplante de Pulmón, ​
  • Trasplante Corazón-Pulmón,
  • Septostomia

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *